Realizo al día, calculando así un poco por encima y sabiendo que nunca se me han dado bien los números, alrededor de unos 1000 clics en el ratón.

Este año he escuchado mucho la palabra clic. Supongo que trabajar en marketing online es lo que tiene, que un clic es mucho más importante de lo que la gente piensa.

Con un clic se pueden hacer infinitas cosas como, por ejemplo, generar una conversión, un lead, mejorar un ratio o llevar una campaña al fracaso. Echo la vista atrás y me doy cuenta de todo lo que he aprendido este año acerca de los clics.

Sin embargo, no ha sido hasta hace unos días cuando me he dado cuenta de que el clic más importante de este año no ha sido online, ha sido mental.

Y creo que no hay mejor forma de acabar el 2018 que con ese clic del que tantas personas que me quieren me han hablado durante años.

Porque ya era hora, porque jamás pensé que lo conseguiría, porque lo necesitaba y porque, sinceramente, me lo merezco.

Se acabó.

Ha llegado la calma.

Por fin.

Mónica Rincón Candeira

Foto: Cristina García Rodero