– AMOR –

El pilla-pilla

El pilla-pilla

¿Recuerdas el juego del “pilla- pilla”? Hasta una persona con una memoria como la tuya sería capaz de recordarlo así que daré por hecho que sí. El caso es que hoy estaba pensando en todo y en nada, que es algo que como sabes se me da muy bien, y me ha dado pensar en...

leer más
La boda sin hashtag

La boda sin hashtag

Creo que todavía me dura la resaca del sábado. O del domingo. A decir verdad no sé cuándo empezó la resaca. Pero creo que todavía no ha acabado. Por desgracia… o por suerte, según se mire. En la boda de mi prima tuve tres funciones de las cuales cumplí dos más o menos...

leer más
Las cosas que no pueden ser

Las cosas que no pueden ser

Me ha mandado un whatsapp mi amiga Esther con el directo, en forma de una especie de vídeoclip, de la canción de Leiva, “Godzilla”. Aunque el vídeo está hecho en el concierto del domingo en Madrid y no del sábado (que fue al que acudimos Esther y yo como dos fans...

leer más
El parqué

El parqué

Vienes y me pisas lo que ya había fregado, dejas las huellas de las suelas de tus zapatos marcadas en el parqué de mi casa y luego te vas. Y miro el pasillo y compruebo de nuevo que tus pies me parecen enormes en comparación con los míos, que sigues llevando las...

leer más
La ubicación

La ubicación

Noto que me hago mayor porque cada día valoro más mi tiempo. Si habéis seguido de cerca "Las 10 menos cuarto" sabréis que mi relación con el tiempo es un tanto complicada. Ese señor me mira de reojo y no me da tregua, no cede. Los días de lluvia recoloca...

leer más
El tirón de Quenia

El tirón de Quenia

Domingo y principios de septiembre. ¿Hay algo peor? Sí, que mañana es lunes. Después de este comienzo tan realista y desolador, os cuento que volví de vacaciones hace ya una semana. Llevo todos estos días pensando que tenía que escribir pero mi mente no...

leer más
Ruinas

Ruinas

Que tú y yo éramos como una casa. Una pequeña, de esas que tienen todo junto y revuelto. Que lo mismo estabas en la cocina que te plantabas en el salón a ver una película con palomitas. Éramos una casa desordenada pero, al fin y al cabo, una casa. Con sus...

leer más
Como cuando te acostumbras

Como cuando te acostumbras

- ¿Sabes? Me acostumbré. Me acostumbré a su olor, a su barba de tres días. A sus camisetas con dibujos, no sé, a ese gusto por los calcetines a rayas. Pasó el tiempo y me acostumbré a que el lado izquierdo de la cama fuera mio, a agarrar la goma de sus...

leer más

Escribo porque hablo tanto y tan rápido que no me entenderías

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.